al distraido viandante: esto no es un blog, son cachos de mi novela

KANDOR

Una novela postuma de Nilda Allegri


soy mejor, con una pequeña ayuda de mis amigos.

quien soy (reloaded)

Hay en el google una maldita impostora que tiene inmobiliaria en Rosario.¿como puede, dios del cielo, haber duplicacion de este improbable nombre?
En cuanto a mi, ni Sandro, ni Inmobiliaria . Que soy? que se yo. Una psicologa que trabaja de eso, gente fina de la salud publica directora de escuela de adultos secundaria a mi pesar, magister en salud publica, posgraduada en asuntos de drogas, jefa en un servicio de salud publica, madre esposa amiga ama de casa gustadora de la literatura,deudora de la filosofia que no conoce, setentosa, geminiana por que no podria ser de ninguna otra manera, mono en el horoscopo chino, incredula gustadora del iching, madre de juli y male, lacaniana de los parientes pobres de la familia, freudiana aunque no se note, novia de jorge desde el año del señor 1970, cuarenta años no es nada dice el tango y los tangos dicen la verdad. Cuarenta años de estar con jorge, digo. El no cree que yo pueda escribir una novela y hace cuarenta que me conoce ¿podria creerlo yo? Acuso 54 mal llevados. Ah, tengo una cosita mia: mi blog nosoyloquedeberia.blogspot.com, que tantas satisfacciones me ha dado... y esta novela.

babel, quiza puedas encontrar el hilo de ariadna.

polvo de estrellas /Oscar Aleman.

(esta escriba nunca le dio bola a Oscar Aleman, pero el tipo aparece en la novela y esta musica es necesaria, muy necesaria. cosas de la escritura

sábado, 1 de enero de 2011

La cuestion es que yo escribo Kandor y Stephen King escribe La cupula.

puta madre, ¡yo lo hice primero!!! Asi no vale.

Me regalaron el libro, y al rato me di cuenta y me dio lastima por mi. La unica vez que se me ocurre un tema para una novela lo agarra (despues) Stephen King.
Kandor avanza. Sip, Empece a escribir en el laburo, a mano, un capitulo. Este capitulo tiene por objetivo rellenar un bache.¿ porque el polaco tiene que salir de Kandor? Porque es como el purgatorio, un lugar de transito.
Esta gadorcha es la que escribi en el laburo, a mano, con 34 grados al sereno y sin ventilador.

LA HORA DE ALFREDO.
Kandor tenia una deriva de institucion total, tenias que aprender todo de nuevo, tus rutinas de afuera no resultaban eficaces. Como en un campus universitario, en un campo de concentracion, como en un transatlantico que cruza de Dakar hacia el oriente con escalas a la noche, cuando el pasaje duerme y la tripulacion se desentiende de avisar, y la molicie hace que a nadie le importe. Asi en Kandor la gente armaba rutinas nuevas, mientras la vida (un campamento de verano que duraba años sin noticias del afuera) y en la Argentina, bendita tierra, la dictadura pasaba y llegaba Alfonsín.
Mejor dicho, la primavera.
Alguien le avisa a alguno y en un lugar no determinado un dios o una persona inmortal decide que los dias de Kandor estaban contados. Que Alfredo y algunos mas, distribuidos por el planeta abajo de la campana de cristal debian salir. Nadie moria en Kandor, pero la vida alli abajo no era vida. Era otra cosa.
Porque una vida sin muerte no es vida. Porque una vida fuera de tu vida -los griegos lo sabian y preferian la muerte al exilio- es una simulacion de vida.
Tu vida esta acá. Acá, con la cruz del sur arriba, con las tres marias, mordiendote los labios a veces de bronca, tapandote fuerte la cara con la almohada para ahogar gritos que te saldrian de la garganta si esta no estuviera cerrada como una exclusa, soldada por el oxido de la costumbre de no gritar aunque amerite. Por que no gritas porque seria darte permiso para volverte loco y tenes miedo de no volver. Quien sabe.
Por eso el señor que dicta el futuro dijo que Kandor tenia que quedar cerca del barrio de Alfredo, le chingo por poco,  y asi es que cayo en villa inflamable.







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada